Entradas

MÁQUINAS, IA Y EL FUTURO DE LAS POLÍTICAS POLICIALES DIRIGIDAS POR LA INTELIGENCIA

, ,

Fuente: Axon UK

Vigilancia predictiva

Existe la posibilidad de que la vigilancia basada en datos prediga y prevenga delitos. Aún así, la activista por la igualdad racial Mecole Jordan-McBride, gerente sénior de programas del Proyecto de Vigilancia de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York y miembro de la junta de ética de Axon en EE. UU., Advierte que su uso tiene implicaciones para las libertades civiles y las comunidades minoritarias.

La vigilancia policial predictiva ya se utiliza en muchos lugares de los Estados Unidos y del Reino Unido, pero existe una controversia creciente sobre su rápida adopción debido a la falta de transparencia y su potencial para discriminar y alienar a las comunidades. Esto llevó a la UE a proponer nuevas reglas para la IA en febrero de 2020, diciendo que ‘se necesitan reglas claras para abordar los sistemas de IA de alto riesgo ‘, como los de salud, vigilancia o transporte, que deberían ser’ transparentes, rastreables y garantizados vigilancia.’

La vigilancia predictiva se introdujo alrededor de 2011, cuando la revista Time elogió la vigilancia predictiva como uno de los 50 inventos principales de ese año. Era un momento en el que estábamos empezando a comprender el potencial de los macrodatos que venían con el avance de la digitalización, así como las grandes esperanzas de que esta tecnología mejoraría nuestras vidas.

Numerosas fuerzas policiales en los EE. UU. Y el Reino Unido han comenzado a probar y utilizar datos históricos para predecir delitos durante la última década.

Los sistemas de vigilancia predictiva funcionan mediante el uso de algoritmos de aprendizaje automático, que pueden analizar millones de puntos de datos. Estos pueden incluir detalles de delitos pasados ​​e identidades de delincuentes, que se pueden combinar con inteligencia local, historial de redes sociales y datos de teléfonos móviles. Los sistemas de inteligencia artificial están capacitados para detectar correlaciones y patrones dentro de los datos para, por ejemplo, aprender el modus operandi de los delincuentes y hacer predicciones sobre dónde es probable que ocurran futuros delitos y quién puede convertirse en víctima o perpetrador de violencia.

Desde el inicio de la tecnología, ha habido un gran optimismo de que permitiría a la policía pasar de la vigilancia tradicional a la vigilancia basada en inteligencia, o de un enfoque reactivo a uno proactivo, previniendo en lugar de tener que resolver delitos. Esto beneficiaría no solo a las víctimas y a la sociedad en su conjunto, sino también a los perpetradores, quienes podrían evitar ingresar al sistema de justicia penal y los efectos perjudiciales que esto a menudo tiene en sus oportunidades de vida.

Problemas de montaje

Sin embargo, existe una preocupación creciente de que este uso de datos tenga un impacto negativo en las libertades civiles y las comunidades. Jordan-McBride, Pide un enfoque más cauteloso de la vigilancia policial predictiva. “Vivimos en una sociedad que depende cada vez más de la IA”, dice, “pero esto no da luz verde a aplicaciones como la vigilancia policial predictiva sin profundizar en cómo funciona y cómo afecta a las comunidades”.

A McBride también le preocupa cómo la tecnología afecta a las comunidades BAME. Algunos sistemas se centran en la ubicación, tratando de predecir dónde y cuándo es probable que ocurran delitos futuros, mientras que otros intentan prevenir delitos identificando a las personas que tienen más probabilidades de convertirse en víctimas o perpetradores de delitos. Para compilar la lista, el sistema analiza a los residentes con un historial de violencia y actividad delictiva, así como a las personas a las que están afiliados, a través de, por ejemplo, actividad de pandillas o historial de redes sociales.

Mecole encuentra esto profundamente problemático porque sostiene que los datos utilizados reproducen los prejuicios raciales existentes en la sociedad, arriesgando un nuevo tipo de perfil. Ella dice: “Algunas comunidades de color ya están excesivamente controladas, y estos algoritmos simplemente están reproduciendo esto, centrándose desproporcionadamente en ellas”.

Mecole observa cómo esto está alienando a las mismas personas a las que las agencias están tratando de proteger y que se sienten no solo atacadas sino ocupadas. “En algunos vecindarios, hay policías en cada esquina, que parecen estar esperando que suceda algo. Eso envía un mensaje negativo. Aliena a las personas y erosiona la confianza, creando un círculo vicioso “.

Pero no solo afecta a las personas que tienen antecedentes penales, ya que estos sistemas también pueden capturar las identidades de las conexiones sociales, incluidos amigos y familiares. Mecole dice: “Obliga a las personas a tomar decisiones difíciles. Por ejemplo, no he tenido contacto con las fuerzas del orden público pero, si quisiera mantenerme conectado con un miembro de la familia que si lo tuvo, tendría que enfrentar una invasión de mi privacidad en un nivel muy granular, como ser incluido en listas de mapas estratégicos, lo que me pone en la mira de las fuerzas del orden “.

Los defensores de la libertad civil argumentan que esto no solo viola las libertades asociativas, sino que también va en contra de una expectativa razonable de privacidad. También existe preocupación por la falta de transparencia, ya que a menudo no existe una manera fácil de ver la lista y qué tipo de información se guarda, rectificar errores o eliminarse de ella.

Hasta ahora, la evidencia de cuán efectivos son estos sistemas es mixta y difícil de evaluar, en particular, ya que los aumentos moderados en los delitos resueltos en el corto plazo podrían verse compensados ​​por el impacto perjudicial que esto tiene en algunas comunidades a largo plazo.

Si bien Axon reconoce el potencial de la vigilancia basada en datos, Axon no está desarrollando actualmente dichas tecnologías y trabaja en estrecha colaboración con su junta de ética para asegurarse de que cualquier solución que brinde la compañía sea efectiva y ética.

Involucrar a las comunidades

Mecole pregunta: “¿Qué mensaje envía a las comunidades cuando las fuerzas policiales invierten millones en inteligencia artificial en lugar de establecer relaciones con estas comunidades o invertir en servicios sociales muy necesarios, que evitarían algunos de los problemas que conducen a actividades delictivas? Hay una ausencia de aportes de las comunidades, así como de transparencia ”.

¿Cree que la vigilancia policial predictiva sería más adecuada para el Reino Unido, donde las comunidades tienden a estar más mezcladas? “Se ve diferente pero, en el fondo, existe la posibilidad de que exista el mismo sesgo institucional y sistémico, que se replica en la IA”, dice. En el caso de Chile, es evidente la poca comunicación entre las instituciones y las comunidades, un problema que viene creciendo en los últimos años.

Por último, ¿podría haber un nuevo tipo de inteligencia artificial, desarrollado para integrar la justicia en un sistema policial tan predictivo? “No diré que la IA no tiene un lugar en la vigilancia”, dice Mecole, “pero la tecnología nunca reemplazará la construcción de relaciones, la sensibilidad a los problemas sociales y la confianza. Necesitamos tener estas difíciles conversaciones. Creo que Axon está haciendo precisamente eso al trabajar con una junta de ética, así que felicitaciones a ellos. Somos una junta independiente, por lo que no tienen que seguir nuestros consejos, pero siempre han escuchado y observado nuestras recomendaciones, y creo que esto los está ayudando a tener éxito”. Y, dice Mecole, es exactamente este compromiso el que puede permitir el desarrollo de una IA menos sesgada en el futuro. “Nada es imposible.”

El modelo de reforma policial inglés – Resumen del proceso que vivieron

, , ,

En 2011, tras la muerte de una persona afroamericana a manos de la policía, existieron manifestaciones y disturbios que empezaron en Londres y se expandieron a lo largo del país británico. El 86% de los encuestados en una investigación de la Escuela de Economía de Londres dijo que la actividad policial era una de las grandes razones de su malestar. A partir de esta situación, la reforma policial se tomó la agenda.

Policía de Londres en manifestaciones tras el asesinato de George Floyd. Derechos de autor para Matt Dunham/Copyright 2020 The Associated Press.

El 6 de agosto de 2011, un grupo de manifestantes realizó una protesta frente a una comisaría en el barrio de Tottenham, al norte de Londres, reclamando que un policía había estado envuelto en un crimen racista. La protesta se expandió y comenzaron los disturbios en distintos lugares de Inglaterra. Para superar esta crisis se apresuró un proyecto de ley que proponía reformas a la policía.

El proyecto fue rápidamente aprobado y así se creó el puesto de comisionado. El comisionado es un civil elegido por votaciones y los jefes de policía tienen que responderle a él. Sumado a lo anterior, se creó un panel de expertos que propuso algunos cambios con el objetivo de evitar que se gestara de nuevo el malestar social. Dicho equipo enfatizó en la necesidad de aumentar la confianza en la policía.

Barak Ariel, académico especialista en el área de criminología de la Universidad de Cambridge dice que “la solución es que ambas partes se sienten a conversar, y que se asuman los errores del pasado”. Las investigaciones del psicólogo plantean que los oficiales no deberían portar armas y revelan que gracias a la ayuda de cámaras corporales se redujeron entre 80% y 90% las denuncias de abuso policial.

Haz click aquí si quieres ver esta investigación que el académico realizó con cámaras corporales Axon (En inglés).

El doctor en criminología destaca el proceso inglés como un exitoso caso de reforma externa, ya que en ese país existe una institución externa que regula a la policía. Esta organización cumple el rol de mediador entre ciudadanía y fuerza policial, aumentando el compromiso con las comunidades.

Puedes revisar los detalles de la entrevista completa en la fuente original.

Fuentes: La Tercera, Las Últimas Noticias

Los planes de Trump y Biden para la justicia criminal

, ,

El martes 3 de noviembre se enfrentará el actual mandatario con el candidato demócrata en las urnas. A continuación, un resumen de sus posturas en cuanto al sistema criminal judicial.

Joe Biden

El exvicepresidente de Barack Obama no apoya el desfinanciamiento de la policía, de hecho prometió invertir 300 millones de dólares para construir una comunidad policial. “Cada una de las comisarías debería tener el dinero que necesita para instituir reformas reales, como adoptar un estándar de uso de fuerza, comprar cámaras corporales y reclutar oficiales más diversos”.

Joe Biden planea llevar a cabo muchos cambios si se alza como presidente de Estados Unidos, entre ellos, cambios en el sistema judicial. El demócrata quiere enfocarse en la prevención del crimen para disminuir el encarcelamiento, atacando puntos clave como el analfabetismo y el abuso de menores, y eliminando las sentencias mínimas obligatorias por delitos no violentos.

Presionará al Departamento de Justicia para que investigue a la policía y a los fiscales en todo el país por acciones cuestionables y de mala conducta, y creará un grupo de trabajo para combatir la discriminación. Biden también pediría al Departamento de Justicia que se concentre cada vez más en enjuiciar los delitos de odio. El plan también aboga por un aumento de los fondos federales destinados a las oficinas de los defensores públicos.

Foto por EFE.

Biden argumenta en contra de la fianza por dinero, las cárceles privadas, y la pena de muerte. El abogado quiere reformar el sistema criminal juvenil invirtiendo mil millones al año. Su plan destaca la importancia de brindar apoyo a ex convictos, asegurándoles una vivienda tras cumplir una sentencia y mejorando el acceso a educación, medicina y salud mental para quienes estuvieron o están encarcelados.

Donald Trump

Al hablar de las protestas, de la justicia social y de la brutalidad policial, Trump ha concentrado su apoyo en las fuerzas del orden y ha apuntado a la actuación violenta de los manifestantes.

En respuesta a las protestas que surgieron tras el asesinato de George Floyd, el 16 de junio de 2020 el empresario neoyorkino firmó una orden ejecutiva que incentiva una reforma del uso de la fuerza en la policía. Esta orden no prohíbe completamente el agarre de sofocación o el estrangulamiento, solo lo limita a ser usado en situaciones donde “la fuerza letal está permitida por la ley”.

En 2018, Trump firmó un tratado que disminuyó las sentencias para ciertos delincuentes no violentos. Para su segundo período, el actual presidente quiere aumentar las penas para quienes ataquen a un oficial de policía. A diferencia de Biden, el candidato del Partido Republicano quiere mantener el sistema de fianza monetaria para quienes puedan pagarla.

Foto por Associated Press.

No solo los candidatos están haciendo propuestas, los congresistas también están en busca de soluciones para el sistema policial. Tim Scott de California del Sur, el único republicano y afroamericano en el Senado, dice que se encuentra trabajando en el plan del partido para reformar la policía, que incluye el uso de cámaras corporales. En el partido demócrata se habla de prohibir las llaves de estrangulamiento, además de otras medidas.

Con respecto al acuerdo firmado por Trump el 16 de junio, Chuck Shumer, senador demócrata, cree que no es suficiente para cumplir las exigencias de los estadounidenses. Por otro lado, el senador republicano Kevin McCarthy dice que la reforma contiene “soluciones significativas, en contraposición a los esfuerzos demócratas para desfinanciar a la policía y fomentar la anarquía”.

Fuentes: National Public Radio (NPR) , Orden de Donald Trump, Marketwatch

Policía de Fredericton, Canadá, comenzará a conectar cámaras corporales con especialistas de la salud mental

, , ,

Martin Gaudet, comisario jefe de la policía de Fredericton, Canadá, anunció un proyecto para las cámaras corporales de su comisaría, que busca conectar a los oficiales en terreno con especialistas en salud mental. La medida intenta hacer frente el aumento de llamadas que están relacionadas con enfermedades mentales, que en comparación con 2019 se han elevado un 14% y que desde 2012 se han triplicado.

“El acercamiento y las tácticas apropiadas cambian mucho dependiendo de si la persona tiene esquizofrenia en comparación con alguien que tiene depresión”, dice el comisario, que reconoce que “nuestros oficiales están entrenados, pero ciertamente no tienen las aptitudes que tendría un experto en la materia”.

Los episodios varían desde incidentes leves, en donde una persona necesita transporte al hospital o a otro servicio, hasta situaciones agudas que generan una crisis y arrestos bajo la ley de salud mental canadiense (Mental Health Act).

La fuerza de Fredericton cuenta actualmente con un equipo de crisis móvil, que incluye trabajadores sociales de salud mental. Gaudet elogió a este equipo: “esas personas son estrellas de rock, y ese sistema es un regalo del cielo. Ese servicio es absolutamente invaluable, creo que es un paso en la dirección correcta”.

Pero dicho servicio no funciona 24/7, por lo que el jefe policial piensa que un oficial en terreno puede pedir ayuda remota a un miembro del equipo de crisis, o a un psicólogo que esté trabajando en el hospital. Así, el especialista podría ver en tiempo real lo que está sucediendo y dar indicaciones. “Nos sirve cualquier ayuda que esté ahí fuera” admite Martin Gaudet.

Aquí un video explicativo de la tecnología de la Axon Body 3.

 

Fuente: Yahoo News

Policía nacional de España incorpora pistolas de corriente a su equipo de defensa

, , ,

300 dispositivos electrónicos de control (DEC) fueron adquiridos para 2020, a lo que se sumarán 700 más en los próximos dos años.

Como parte del plan de modernización policial de España se adquirieron 300 pistolas eléctricas para la defensa de los uniformados. Complementando al arma de fuego, el Taser 7 se instala como una solución menos violenta para responder a situaciones de peligro.

Estos dispositivos elaborados por Axon incluyen varios elementos que permiten la trazabilidad y el control posterior de su uso. Entre ellos, un registro interno de actividad y un número de serie único. También, una codificación para cada uno de los dispositivos y los cartuchos.

La policía elaboró un protocolo que recoge las condiciones de utilización. Los agentes podrán recurrir únicamente al uso del dispositivo electrónico de control una vez que se hayan agotado las vías de diálogo, negociación y mediación posibles.

De esta manera, la Policía Nacional se une al grupo de fuerzas de seguridad que ocupan esta tecnología, en donde ya está la Policía italiana, los Mossos de Barcelona, los Ertzaintza del País Vasco, y la Policía Municipal de Madrid.

Para comprobar el alcance y la efectividad de estas pistolas eléctricas, los propios agentes se someterán de forma voluntaria a una descarga de dichos dispositivos con el fin de ser plenamente conscientes y comprender mejor sus efectos. Puedes ver un video de esto haciendo click aquí.

¿Quieres conocer más de esta tecnología? Revisa este video sobre el nuevo Taser 7

Fuente: Cambio16